sábado, 6 de septiembre de 2008

Las vacaciones: el todo incluido

Padre, he pecado. Sí, por primera vez en mi vida, y puede que porl última, he ido a un todo incluido al Caribe. La verdad es que en el momento de contratar las vacaciones me sentí un poco traidor y decpecionado. Prefiero mil veces un hotelito para dormir, un coche alquilado para recorrer el lugar y buscarme la vida a la hora de comer, que eso de tenerlo todo mascado y a un paso. Curiosamente hacer eso, aunque sea en el Caribe, sale mucho más caro que cerrar un paquete "t.i." (así los llaman en las agencias) para borregos, curioso no? Me seduce más la idea de compartir lugares, comida y experiencias con los lugareños que quedarme aislado en un hotel lleno de guiris. Una vez hecho el pago pensé en que podría ser buena ocasión para opinar con conociemiento de causa. No hablaré de como era el hotel, porque eso ya os lo imaginais: todos los grandes resorts de cadenas españolas en la zona son iguales: enormes conjuntos de edificios, magníficos jardines repletos de piscinas y bares y un dispuesto personal con la mejor de las sonrisas. Todo ello construido en una arquitectura postiza intentando ser lo más respuetuosa con el entorno.

Primera decepción, el mueble bar. No me apasiona la bebida, si acaso un buen vino y unos cubatas los fines de semana, pero la idea de abrir el mueble bar y fundirme todo lo que hubiera dentro siempre me ha perseguido. Será por las películas de James Bond (como bebe el cabrón) siempre he querido vaciar de un trago esas botellitas tan coquetas. Pues nada de nada. Me voy directo a la neverita, dejando incluso la maleta en la puerta, y sólo encuentro refrescos, cerveza y agua. Ni rastro de ginebra, vodka, ron.... vamos nada de nada que fuera colocante.
Segunda decepción, la comida. En un todo incluido se puede comer hasta reventar durante las 24 horas del día, otra cosa es que te importe con que te llenas la tripa. En teoría un hotel cinco estrellas (todos estos las tienen bien brillantes y visibles en la puerta de entrada) debería tener algún que otro plato de calidad, no? algo que no comas habitualmente en casa, pues ya te digo yo que no. Las comidas y cenas se dan en un restaurante tipo buffet. Durante el resto del día hay unos bares abiertos, en los que puedes seguir comiendo como un becerro prácticamente lo mismo que en el buffet. Dos de tus noches en el hotel puedes escoger entre unos restaurante temáticos de comida francesa, oriental, española (os juro que estaba lleno de españoles, ¿para que coño te vas al culo del mundo a comer una tortilla de patatas horrenda?) Esas noches aun podrás cenar más o menos dignamente. El buffet donde vas a comer y cenar habitualmente tomaráslo mismo que en cualquier restaurante cutre de menú de tu pueblo. El marisco (siempre dedican un día al "seafood") es incomible, peor que congelado, el pescado no pasa de mediocre, la carne, joder si no probé carne! por algo sería... lo que realmente cautiva al turista con gula son los pastelitos y dulces, pero quien coño come cada día eso de postre? Os juro que hasta los hot dogs de los bares que antes so comenté estaban horribles, al menos el ketchup era heinz. Si estás acostumbrado a ir a restaurantes y te gusta comer decentemente, no recordarás las la cocina del resort como algo sublime, te lo aseguro. En caso contrario, si siempre comes en casita congelados y precociandos (por el perfil de cliente del hotel diría que el 80% de la gente no habían salido a comer fuera en los dos o tres meses anteriores a las vacaciones) quizás disfrutes como un condenado en su última cena.

Tercera decepción, la bebida. Aunque sólo resistí dos días completos en el hotel, me juré emborracharme mientras perreaba entre la piscina y playa. No hubo manera, antes de estar borracho estaba que rebosaba, no me cabía ni un chupito. Si el baño hubiera quedado cerca me hubiera acercado a vomitar para hacer sitio. Quería emborracharme, no reventar como un sapo. Creo que bebí 6 o 7 cubatas de ron, 5 chupitos de tequila y 3 combinados más que no sé llevaban. Con esas cantidades yo en España llevo una cebolla de impresión. No sé si es estar todo el día en remojo, el no dar golpe, el sol... o que rebajan el alcohol con agua! hijos de puta, por muchos cubatas que bebas te aseguro que en tus vacaciones no habrás bebido ni un litro de alcohol puro. Lo más colocante que bebí fue el vino de garrafón de las comidas, horrible pero cumplía su función etílica. De calidad y sabor mejor no hablar. Si quieres tomar un buen vino disponen una carta completa, pero vas a pagar las ganas. Un vino decente te puede costar más del doble que en España. Eso no quita que hubiera mucha gente borracha, pero no sé a que precio físico, mi barriga no dió para más. Sólo obtuve un ligero punto, suficiente para meterme en el jacuzzi y ver todo con un poco más de optimismo.

Cuarta decepción, y no por menos esperada, la gente. Odio a la gente. Las personas me encantan, pero cuando se juntan y no distingues entre ellas se convierten en gente. Nunca entenderé esas parejas que estando de vacaciones se pasan el puto día de mala leche, quejándose porque hace calor, porque hace frío, porque la cama es dura o blanda, o porqué el bus ha tardado 10 minutos más... joder y pensar en la cantidad de gente que en su puta vida han tenido vacaciones! El aumento del poder adquisitivo en el país
y el abaratamiento del coste de los viajes (por mucha crisis que haya en estos momentos, España fue el país donde más millonarios hubo en 2007) hacen que, a destinos anteriormente reservados a las clases más acaudaladas, puedan acudir ahora cajeras, albañiles, dependientas, camioneros y creedme, se nota. Me indignó que un grupo de chicos de 18 añitos estuvieran en sus hamacas fumando y bebiendo plácidamente. Yo nunca pude ir de vacaciones ni un triste fin de semana, con mis amigos, todos estudiantes que dedicaban el verano a ganar algo para el invierno (la juventud ha cambiado pero eso es tema de otra entrada) No creo que sea bueno acceder al paraíso a tan corta edad. El premio no puede ser tan inmediato, corres el riego de convertirte en una persona desagradecida y prepotente. Con esa edad en un todo inlcuido te conviertes en un pequeño tirano con aires de millonario caprichoso. Recuerdo a un muchacho tratando como una basura a un camarero que le servía un whisky porque le había puesto una rodajita de limón. El pobre camarero le pedía disculpas de la manera más educada y sumisa que he visto. Debía tener unos 40 años y estaba soportando los improperios de un niñato de apenas 18. Luego supe que el camarero ganaba 400 euros al mes, y también supe que el niño era camarero de una cafetería en Barcelona. Que malo es el rencor verdad?

Quinta decepción, las mujeres españolas. Os juro que no vi ni una chica española que valiera la pena. Las únicas chicas me hacían levantar la cara de la tumbona era guiris, italianas, alemanas o yankis. ¿Que pasa con el producto patrio? vaya colecciones de estrías, celulitis y colgajos. A raíz de la bonanza económica de los últimos años todo el mundo tiene acceso a unas vacaciones de ensueño para lucir palmito en las playas del paraíso. Las playas no decepcionan, pero las mujeres no le hacen justicia. Estamos dejando la leyenda de la bella mujer española por los suelos. ¿No sería conveniente poner un control en la aduana para no dejar salir del país a la gente fea? Definitivamente, para ver españolas guapas mejor quedarse en casita. Las playas de Ibiza o la Costa Brava tiene más metros cuadrados de española guapa que cualquier resort "t.i." del Caribe. Aunque si soy sincero, recuerdo una tía en la playa que me tenía loco y caliente perdido. Incluso le saqué una foto, alguien sabe quien es? a mi me suena mucho... diría que hasta me acosté con ella.

3 comentarios:

  1. Buena entrada, me as echo que me piense dos veces el irme de viaje a lo mismo, despues de leer tu experiencia y creerte, tengo otra imagen de estos viajes. Aprovecho la ocasion para volver a decirte... que buena esta tu mujer!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu apoyo. Espero que disfrutes de la siguiente entrada. No sé porqué me da que te va a gustar. Tengo que poner más fotos de María, estoy en deuda contigo.

    ResponderEliminar
  3. Hacia tiempo que no te leía. Esta entrada tiene momentos geniales.
    A ver si vuelvo más por aquí.

    ResponderEliminar

también te puede interesar

Related Posts with Thumbnails