domingo, 22 de mayo de 2011

María no se aburre

A las tres de la mañana recibí esta foto de María. Sin una sola palabra ni aclaración. Me he pajeado como un animal. María pasándolo en grande y yo viendo la Noria y las pelis X del plus. Creo que el próximo finde voy a poner un empate en mi casillero.

viernes, 20 de mayo de 2011

Solidaridad

Unos buenos amigos de las islas afortunadas enterados de mi soledad transitoria, se han solidarizado conmigo. Lástima de la distancia, de los billetes de avión y de mi poco tiempo libre... con el esmero que mi amigo me está preparando el postre.... Otra vez será!!!





viernes, 13 de mayo de 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

primer sábado A.M (after maria)

Cuando compramos el Ipad 2 me moría ganas de probar el maravilloso face time hd para lo que realmente se ha diseñado: el cibersexo. Hasta ahora no habíamos tenido la mala suerte de necesitarlo, pero ahora, en la distancia, se nos presenta como un apetitoso sucedáneo, metadona para adictos a la piel. No cabe decir que mi agenda para el sábado presentaba un triste vacío blanco a partir de las 20:00. Mis amigos tenían fabulosos planes: dos  parejas con sus nenes en Sésamo Aventura, otros dos en el fútbol, varios en una boda (ya te vale Isidro, me podías haber invitado, lo de tu futura esposa fue ya hace mucho tiempo, no seas rencoroso) y el único soltero está trabajando fuera (no coincidirá con María?) Así que mi sábado iba a ser indoor, en mi casita, con mis juguetitos tecnológicos. No soy persona de salir solo, debe ser algún trauma de la infancia. Sé que si salgo solo tengo más posibilidades de acabar borracho dando lástima que de pasar una noche de éxito y diversión. 

María tampoco tenía plan así que parecía divertido jugar con la cam, no en vano nuestra entrada en este mundillo del golferío fue a través de la pantalla de un viejo portátil Acer. Sobre las 20:00 recibí un desolador mensaje "sorry, cena con los del trabajo, cuando vuelva te llamo" Interpreté el sms en dos direcciones. Primero, María lleva un fin de semana fuera y ya se va a pegar una buena fiesta y va a hacer la primera muesca en su revolver. Segundo, lo que pensaría cualquier marido o novio normal... que putada. No recuerdo cual de las dos lecturas pudo en mi mente. Inconscientemente me acerqué a la cocina, revisé que hubiera vino en el botellero y comprobé que quedará marihuana. Me duché, me rasuré con cuidado y me vestí como si fuera a salir. No voy a negar que tuve un momento de pausa en el que vi la tele como cualquier mortal, disfruté del cutis de Jordi González y de algunos vídeos de MTV.

Sobre las 23.00 descorché el vino y lié dos porros. Tumbado en el sofá me entretuve con un vídeo porno de fondo, una película maravillosa de negros enanos follando con maduras blancas, siempre se puede rizar el rizo. He de reconocer que busqué en varias páginas de relax si encontraba una negra enana, no hay nada que me dispare más la imaginación que un par de copas de Rioja. Viendo el escaso éxito de mis pesquisas, reduje la busca a chicas negras, independientemente de su estatura. Me fijé en Karla, guapisima, deliciosa, sólo tenía un pequeño defecto... una polla enorme. Dejé la imagen en pantalla y me empecé a fumar un porro mientras cavilaba. Prueba de fé, el canuto andaba por la mitad y seguía sin la decisión de llamarla. Por desgracia aun no tengo el ansia de probar una polla, aunque no negaré que me hubiera encantado follarle el culo.

Desestimada la idea de contratar chica por internet, me empezó a seducir la idea de buscar una puta callejera. Una rumana aniñada sería una delicia, por primera vez en la noche se me puso dura. Bajar por el coche, esquivar los controles de policía y llegar hasta la calles puteras se me hizo una odisea, y para acabar zanjar la tentación idea bebí dos copas de vino de un trago para asegurarme de que no iba a coger el coche.
Llegó la hora del msn. Por primera vez en mucho tiempo me sentía al otro lado de la ecuación. El tío solo que busca una pareja o chica para mostrarle su virilidad y regalarle su corrida. Como puede ser que a nadie le apetezca? es curioso como cambia el punto de vista de la gente cuando la necesidad aprieta. Algunas parejas amigas me saludaban y preguntaban por María, en cuanto mencionaba su ausencia, el más absoluto silencio. Nunca tuve más claro quien es el factor poderoso de la fórmula. Incluso una pareja para quien María se ha mostrado en más de una ocasión renunciaron a mi ofrenda.

Empecé a teclear con más dificultad y a vulgarizar mis comentarios. Nunca me hubiera creído capaz de teclear sin previo saludo "quieres ver como me corro?". Patético. Cuando me disponía a poner en marcha el cam4 y zanjar mi maravillosa noche con una corrida intrascendente, alguien se interesó por mi en el msn. La película porno se había acabado y seguía sin correrme, eso no lo hubiera permitido yo hace unos años. La foto del msn me llamó la atención. Una chica joven, delgadita, con un culo firme y conjunto negro de lencería. No era una foto excesivamente cuidada, podía parecer hasta chabacana, pero la modelo era una tentación y su aire de amateur principiante me cautivaron. Para mi sorpresa y decepción al otro lado de la pantalla estaba la parte masculina de la pareja. La verdad es que el tío, Juan me cayó genial. Me comentó que seguía el blog y que le encantaba María. Se mantuvo al teclado después de comentarle que María no estaba "lo sé socio, no te digo que sigo el blog". Eran ya las 2:00 de la mañana y yo estaba bastante perjudicado. Recibí varios mensajes como el que yo había escrito anteriormente.. "te enseño mi pollón guarra" y volví a alinearme con la gente de sentido común a la que molesta esa actitud. 

Juan empezó a mostrarme fotos de su chica. Me encantaba, y así se lo reconocí a mi comunicante. La chica tenía 23 años y aunque le secundaba en todas sus hasta ahora escasas experiencias, no estaba del todo en el bando de los viciosos. Es sorprendente como las nuevas generaciones encaran esta sexualidad alternativa sin tantos prejuicios. La verdad es que me excité mucho viendo a la chica. Juan me mostraba sus fotos a cara descubierta, vestida de calle, y eso me seducía aun más. Yo le mostré a Juan algunas fotos de María de nuestra colección y también mi hizo notar su excitación. Reconozco que estuve tentado de mostrarle fotos de María sin tapar su preciosa cara mientras me comía la polla, pero la botella vacía me aconsejó no hacerlo. Aún así Juan siguió mostrándome fotos cada vez más explícitas hasta que tuve que empezar a pajearme. Tenía poco pecho el pubis afeitado y un culo menudo y durísimo. La verdad que se parecía a una rumana de la calle a la que tengo echado el ojo. Juan me pidió si podía ver como me masturbaba. Me dijo que tenía un pollón y que aunque el no era bi, le daba morbo ver la polla que le gustaría ver en el coño de su chica, Sonia. Soy persona solidaria.

Juan estaba muy caliente. Se acercó a un armario y me mostró los jueguetes de su chica, su ropa interior, sus zapatos... vamos todo un fetichista. Mi amigo me guardaba lo mejor para el final. Vi como la cámara se movía y entraba en una habitación oscura. Una lamparita iluminó la escena. En una cama de matrimonio estaba, tapada hasta las orejas, una figura femenina. Juan retiró la sábana y pude ver el cuerpo desnudo de Sonia. Con delicadeza la colocó boca arriba y situó la cámara para que pudiera ver su coño. Apenas era una pequeña hendidura en la suave piel. Juan separó los labios y comenzó a acariciarla. Benditos porros, si no fuera por ellos me hubiera corrido al acto. Sonia relajó las piernas y jadeando se dejó tocar, se ofreció y separó las rodillas para que Juan siguiera cómodamente. La muchacha jadeaba modosita, como si en un sueño entre peluches notara ese placer y no quisiera admitirlo.  Podía apreciar como los dedos de mi partenaire entraban y salían empapados de ese coño tan delicioso. Juan se acercó al cuello de la muchacha y esta tapándose la cara, ya despierta, rió dejándose hacer. "Córrete tio, es como si te la follaras" No podía apartar la vista del coño y de sus manos tapándose la cara. No sé que me ponía más, su excitación o ese intento de parecer inocente. Me corrí abundantemente. Vi como los dos observaban la cámara, Juan se pajeaba con fuerza y Sonia parecía aún estar entre la vigilia y el sueño. Juan jadeba y decía frases que no alcanzaba a entender. Seguro que su noche acababa dentro del delicioso coño de su chica.

No me apetecía verlo. Apagué la cam y los eliminé de mi agenda. No borré ninguna de sus fotos, me servirán para otro sábado de soledad. La verdad es que una vez sereno, me he arrepentido de eliminarles, me encantaría follar con Sonia. Juan ya que sigues el blog, agrégame anda, quiero comerle el coño a tu chica. No sé si durante estos tres meses de soltería, la verdad es que me cuesta imaginarme follando con ella sin notar la mano cómplice y la familiar lengua de María por mi cuerpo. Seguro que le encantaría Sonia. Que bonito es el amor.

también te puede interesar

Related Posts with Thumbnails