miércoles, 31 de diciembre de 2008

Cena de empresa

Siempre que María sale sola me excito. Sé bien lo que significa que esté de madrugada sin mi. La noche la transforma y saca la bomba sexual que lleva dentro. Apoyado en el quicio de la puerta del baño veo como se arregla. Sobre la cama ha colocado las prendas que se va a poner. Frente al espejo está completamente desnuda y veo su coño perfectamente depilado, su culo suave y huelo como se ha perfumado con su aroma fetiche. Se está pintando los labios de color rojo intenso, señal de que esta noche tiene ganas de guerra. Veo que se va a poner las medias que tanto me calientan, esas que llegan hasta media pierna y se ajustan con un elástico para que no se bajen. El tanga que ha elegido no podía ser mejor para una noche así, negro transparente. La falda, nunca sale sola con pantalones, es de cuadros, un cruce entre la faldita de colegiala clásica y el estampado típico de los pantalones punk de los 80. Es plenamente consciente que esa falda mostrará, en cuanto cruce las piernas, sus muslos y la blonda con que acaba la media. No conozco ningún tío que no le excite esa prenda. Para la parte de arriba ha escogido una camisa negra que mostrará sin dificultad su precioso escote.

La observo en silencio y ella me mira por el rabillo del ojo sonriente. Tampoco ella dice nada. Me ve mirando fijamente su coño.
-Está bien arregladito?
Sonrío casi sin poder hablar, estoy tan caliente que no puedo dejar de mirarla.
-Delicioso
Lentamente se viste, vuelve a perfumarse y se pasa la mano con unas gotitas por el pubis. Es embriagador comerle el coño mientras su perfume te entra en la nariz.

Unos minutos más tarde tiene las botas puestas, el bolso bajo el brazo y el abrigo al hombro. La acompaño a la puerta y le beso el cuello. Bromeo pidiéndole que no llegue muy tarde y ella me contesta burlona que llegara a "la misma hora que llegas tu". La veo entrar en el ascensor. En ese mismo momento empiezo a imaginar con que me sorprenderá María al volver a casa.

La tele es aburridísima un viernes. La espera hasta la película porno del plus de hace eterna. He descorchado una botella de vino y he vaciado ya tres copas, mientras chateo en busca de alguna pareja amiga. Hoy no hay nadie en el msn así que termino viendo "donde estas corazón" hasta que empieza el porno. Es una película convencional, como todas las del plus, lo malo es que no la puedo pasar a cámara rápida. Aun así una negra deliciosa me excita y empiezo a pajearme. Conecto la cam y unos amigos maduritos aceptan ver como me masturbo. La mujer del chat empieza a acercar la lengua a la cam, simulando que me la come, pero solo tengo ojos para la negra de la tele. Tras un buen rato decido no correrme. Esperaré a que María vuelva. Aun no son ni las dos. Mi cabeza desvaría imaginando donde estará.

Me meto en la cama y consigo dormir durante un tiempo indeterminado. Oigo la puerta de la calle y veo borrosamente que son las 6 de la mañana. Me doy la vuelta en y quedo boca arriba, separo las piernas para que mi polla quede accesible y simulo dormir profundamente. María pasa sigilosamente hacia el baño y oigo el grifo del bidet. Tengo que concentrarme para no empalmarme. Sé lo que significa que use el bidet a esas horas. Se mete en la cama lentamente y no tarda ni 30 segundos en buscar mi polla. Sigo fingiendo dormir y ella desciende bajo las mantas y se la mete en la boca. No tardo nada en llenársela totalmente erecto.
-Dos pollas y un coño en 2 horitas... no está mal verdad? me susurra con los labios rozándome el glande.
Sólo puedo gemir y pedirle ansioso que me cuente su nochecita.

Sé que en el trabajo hay más de uno que quiere follarse a María. Ella nunca juega con compañeros de trabajo, prefiere dejar su otro yo fuera de la oficina. Me cuenta mientras me la chupa pausadamente que ha visto como sus compañeros se metían bajo la mesa como críos para ver la ropa interior de las chicas. Sus compañeras cerraban las piernas, María, haciéndose las despistada, las separaba. Los veía comentar por lo bajo y como se mordían el labio inferior en gesto ostensible. Las botellas de vino fuero cayendo y los viajes de chicos y chicas al servicio se fueron sucediendo. A la vuelta de estos viajes todos se mostraban más habladores, más enrollados, dinámicos... encocados. No hay cena de empresa donde no corra el polvo blanco. Olvídate, tu jefe no es así de enrollado fuera del trabajo, es que está puesto. Los comentarios subieron de tono y sorprendentemente los más provocadores provenían de su jefa.

Sonia es una mujer de 40 años, separada, con mucha leyenda a sus espaldas pero pocas realidades contrastadas. Según unos compañeros era una bomba sexual, según otros era lesbiana, para otros era una frustrada que necesitaba un polvo. María había visto como bebía descontroladamente y como se rascaba la nariz al volver del baño. Parecía estarse preparando para quemar sus naves. Mi chica tuvo que ir al servicio y Sonia se ofreció para acompañarla. Entraron juntas a pesar de haber más retretes libres en el cuarto de baño y la jefa se preparó una raya sobre la tapa del inodoro.
-Uf que colocón llevo tía- dijo mientras trituraba el polvito con una visa.
María sonrió algo sorprendida pues nunca había tenido demasiada confianza con su jefa. Se sentó en el inodoro mostrándose pudorosa, bajándose el tanga si quitarse la falda.
-Joder María... no me digas que te da vergüenza que te vea! todas tenemos lo mismo no?
María estaba cortada. Ese tono era propio de alguien que conociera su yo oculto, no de una compañera de trabajo, y esa situación la descontrolaba y excitaba a la vez.
-Mira mema!
Sonia se levantó la faldita y bajándose el tanga le mostró el coño a María.
-Ves?- María no sabía muy bien que hacer, arrinconada entre su jefa y la taza del water. El coño de Sonia tenía vello, cuidado, típico de depilación brasileña, carnoso.
-Sonia se te va la olla!- replicó María divertida, quitando tensión a la situación e intentando ladearse.
-A ver que tienes tu ahí?- siguió Sonia mientras arrodillada levantaba la falda de María.
-Guauuu... lo llevas todo depilado! eso es es guarrilla!
-Ja Ja Ja... que dices!- María estaba confusa y trataba de mantener las piernas juntas para que Sonia no viera que se estaba mojando.
-A ver a ver...- Sonia acercó su mano a María y le paso un dedo por el coño, acto seguido se arrodilló separó las rodillas de María y empezó a acariciarla con sorprendente precisión para el estado en que se encontraba. Poco a poco las manos dejaron paso a la lengua, María se recostó en la taza del water y separó bien las piernas para que su jefa pudiera chuparla bien.

En esos momentos yo estaba ya a punto de correrme pero ella, hábil, bajó el ritmo y me dijo:
-No te irás a correr ya no? que aun no he acabado-
Siguió con su relato: Sonia tras unos minutos de lamerle el coño con ansia, sacó el móvil, con una mano separó bien las piernas de María y con la otra le fotografío el coño bien abierto. Le mostró la foto para que viera que no salía su rostro buscando su complicidad. María aceptó muy caliente con la fotito, pero Sonia no acabó ahí. Tecleo con una mano y envío un mensaje, sin dejar de sobarla. María completamente desatada sentó a Sonia y se puso a lamerle el coño. Entre gemidos la jefa se corrió mientras le cogía la cabeza y empujaba fuertemente para que le metiera la lengua más adentro. El móvil zumbó. Sonia lo cogió con una mano mientras María seguía lamiendo, metiendo, chupando y pellizcando. Le acercó el teléfono a María y pudo oir una voz que le decía:
-Le estás comiendo el coño a mi niña?- Era una voz masculina, y sonaba aún más excitada que ellas.
-Si... si...- era el coño de María el que respondía.
-Y porque no venís a casita y jugamos los tres?
-Porque sólo quiero coñitos esta noche- Un zumbido avisó de la llegada de un mensaje. Sonia lo abrió y le puso frente a lo ojos una foto de una polla enorme, deliciosa. María alzó el rostro y vio la cara de su jefa sonriente.
-Parece que le ha gustado tu polla Juan. Te apuntas entonces? -Le volvió a colocar el aurícular al oído y se corrió con el coño de Sonia en su boca
-Si, si...
-Niñas seguid con los vuestro y llamadme.

-Para para... no aguanto más!- María hizo oídos sordos y siguió chupando con más fuerza, pajeando, jugando con un dedo en mi culo. Me quise incorporar para follarla pero no me lo permitió,
-Quedate ahí... me dejó en la cama con la polla a punto de reventar. Se acercó donde había colocado la ropa y cogió el tanga y el sujetador. Me lo tiró a la cara. Volvió a colocarse sobre mi y siguió mamando. Pude oler y ver restos de semen en la ropa interior, por todas partes.
-Te lo has follado... dime!- no pude seguir preguntando, le llené la boca de leche, siguió chupando más y más y tuve que apartarla con fuerza. Hubiera querido follarla pero extrañamente no me lo permitió. Estaba desfondado, el sueño me atacaba ferozmente.
-Tu que crees?- Casi no recordaba mi pregunta al correrme- No te suena ese aroma del tanguita?- hizo una breve pausa y acomodándose en la cama continuó- Perdona no haberte follado pero es que tengo el coñito destrozado... Ya te contaré otro día- con toda la naturalidad del mundo se giró para dormir plácidamente. Yo intenté hacerlo también, pero su respuesta y el olor dulzón a semen del tanga, se empeñaban en dejarme despierto. Ya me contará otra día.


miércoles, 24 de diciembre de 2008

Una de jueces

Hace tiempo que las noticias me dejan indiferente. Oigo la palabra crisis y cuando acudo a un centro comercial dudo sobre el significado que para mi tiene ese vocablo. Carros de la compra llenos, parkings atestados de coches y el nerviosismo propio del que tiene una fecha límite para comprar pero parece no tener tope para gastar. Así que de las noticias sólo me interesa el deporte. (si se puede decir que sea algo tan trascendente como para interesar) Al parte metereológico no le hago ni caso. Nunca he entendido esa obsesión por la climatología. Recuerdo a mi abuela mandándome a callar "Que van a dar el parte!" Con sacar la cabeza por la ventana sé si coger el abrigo o ponerme en tiras y la verdad, me trae sin cuidado saber el tiempo que va a hacer en Canarias. Por cierto qué obsesión tan cansina de recordarnos que allí es una hora menos... digo yo, ¿a los peninsulares que más nos da?, y ¿consideran a los isleños tan tontos para recordárselo cada hora? Resumiendo, que salvo la noticia freak que insertan en casi todos los noticieros y los maravillosos escotes de alguna presentadora, presto muy poca atención a los informativos.

Aún así una reciente noticia me ha llevado a reflexionar sobre este marvilloso sistema social en el que vivimos. Habréis oído hablar del caso Mari Luz, la pobre niña raptada y asesinada no hace mucho en Andalucía. El presunto asesino de la chiquilla estaba condenado por un caso anterior pero el magistrado tardó casi dos años en ordenar las busca y captura del sujeto. Tiempo suficiente para que presuntamente asesinara a la pobre cría. Bien, el juez ha sido condenado a pagar una multa de mil quinientos euros por su digamos "dejadez".

Esta información ha coincidido con la sentencia al juez Calamita, un juez ultra católico recientemente juzgado por prevaricación. El magistrado demoró en todo lo posible la adopción de una pareja de lesbianas de la hija natural de una de ellas por ser una cuestión contraria a sus creencias. ¿Sabéis cual ha sido la condena? dos años de inhabilitación y seis mil euros de multa. Sin apoyar al juez Calamita, ni mucho menos (de hecho su falta de parcialidad viene a ser como si un bombero se niega a apagar un fuego en una peña madridista porque es del barcelona) pero he de reconocer mi absoluta perplejidad ante lo que me parece una desproporción incomprensible. Cada vez me cuesta más entender las cosas. Haber si me aclaro: Un juez incumple sus funciones, resultado una niña muerta, multa: mil quinientos. Otro juez demora su resolución, resultado una pareja frustrada y muchas noches sin dormir, multa: seis mil euros y dos años de inhabilitación. ¿No se habrán confundido de caso? mira que en la justicia van muy liados, a lo mejor se han equivocado de email... que hay mucho funcionario escaqueado en el facebook! repasadlo bien que no la liemos... y si está todo en orden, es la justicia justa? mejor no tener que experimentarlo para opinar.

sábado, 20 de diciembre de 2008

El valle de los cálidos

La nostalgia está de moda. Sólo así se puede entender la paranoia de media humanidad con el dichoso Facebook. ¿Tantas ganas tenéis de encontraros con el niño come-mocos que se sentaba en el pupitre de atrás? ¿O de saber que ha sido de la niña repelente que llevaba el plumier y los bolis más chulos de la clase? Creo que el inventor del Facebook no pensaba en eso. Sin duda se trata de una mente perturbada obsesionada con lograr la manera de reencontrar a conocidas y ex-novias con las que no llegó a más que tímidas caricias. Eso es el Facebook, un invento genial para los que quieren restañar una herida, acabar un trabajo a medias, marcar una muesca más en el revolver o simplemente echar una cana al aire.
Pero no pensaba en Facebook cuando me refería a la nostalgia. Como sabéis, por propia definición, sólo se puede sentir nostalgia de algo que se ha vivido. Habréis visto en las noticias que se ha retirado en Santander la última estatua ecuestre de Franco, el "Claudillo" (el pequeño Claudio) En ese tipo de actos aparecen personajes que añoran los años de la dictadura. Pasan los años pero ellos siguen firmes a un mismo patrón; Señoras embutidas en abrigos de pieles, cabelleras lacadas (casi pelos esculpidos), amplias gafas de sol, y un gesto de desprecio y mala leche en cada palabra que no quisiera yo tener una abuela así. Los señores siempre encorbatados, pantalón planchado con raya, zapatos bien lustrados, periódico doblado en la mano y la misma cara agria que las señoras. Verás pocos obreros, empleados de súper o mecánicos en actos como ese. ¿Porque será que sólo determinadas clases sociales añoran el franquismo? -Con Franco se vivía mejor!! exclaman exaltados. Si, desde luego. Con el nazismo, si pertenecías a las SS vivías como un rajá, pero eso no quiere decir que un campo de exterminio sea el mejor modelo de vida y organización social, no?

Lo que me ha llevado a escribir después de tanto tiempo (problemas personales me han tenido alejado del teclado) no es criticar el franquismo, creo que mucha gente lo ha hecho ya, mejor y de manea más extensa. Además, no quiero perder el tiempo opinando sobre algo tan evidente como que la mierda huele mal. En un primer momento sentí una alegría enorme al ver como izaban la escultura, representa al fin y al cabo, una gran victoria para muchos. Minutos después de esa satisfacción me embargó una tenue sensación de vacio. Imaginarme todas esas estatuas, blasones y emblemas en un hangar al estilo Indiana Jones, ocultas e inúitles me produjo cierta tristeza. Creo que las deberían haber dejado en su sitio. Si, amigos franquistas, estoy con vosotros. Eso si, con algún retoquillo. ¿Habéis oído hablar de la cowparade, esas vaquitas customizadas que exponen de vez en cuando en nuestras ciudades? pues ahí voy yo. Deberíamos haber mantenido todas esas piezas en su lugar y haber llamado a todo tipo de artistas, desde consagrados a callejeros (si, incluso esos maravillos pintores de paisajes espaciales con aerosol de las Ramblas), para que dieran su toque personal a las dichosas figuritas del Generalísimo. ¿No sería bonito una estatua ecuestre donde el caballo mostrara unos atributos descomunales esmaltados en oro? ¿o donde Franco vistiera un tutú de bailarina, un traje de faralaes o un tanguita de leopardo?
Y eso me lleva a sugerir otra idea. ¿Y si convertimos el "valle de los caídos" en el "valle de los cálidos". Podríamos pintarlo de rosa (se aceptan sugerencias, indicad en número de pantone) cruz incluida, y llevar a todas las putas de Madrid a trabajar allí. Evidentemente estaría disponible para la celebración de bodas, banquetes y comuniones, sin olvidar eventos como el día del orgullo gay, reuniones de parejas liberales, dogging o cualquier otra cosa que pueda perturbar el reposo del hijo de puta que allí descansa. Lo digo sin ningún tipo de rencor ni odio. Ante todo, respeto a los difuntos. Aunque hayan sido los asesinos mas despiadados de un pais durante treinta interminables años. La victoria siempre llega a quien lo merece. Como dijo Sun Tzu: "Con paciencia, sientate en una piedra a la orilla del río.. y verás pasar el cadáver de tu enemigo"

sábado, 11 de octubre de 2008

El nacimiento de mi diosa

No somos una pareja swinger. Yo definiría más lo nuestro como golferío. No acostumbramos a quedar con parejas y los clubs tampoco son lo nuestro (bastante rancios y descuidados a excepción de dos o tres, para nuestro criterio) así que nos gusta mucho más la improvisación. Por ello, aunque muchos amigos me piden que escriba alguna más de nuestras aventuras, no sería honesto si contara aquí rollos y ligues convencionales que no nos aportado más que orgasmos y algo de diversión. Prefiero contar las cosas que me han sacudido y que me la ponen dura al recordar.

Por eso voy a explicar la primera vez que María me mostró su condición de diosa. Aún no vivíamos juntos así que cada cita era una excusa para follar y comernos como locos. Aseos públicos, coche, bares, hasta parkings de centros comerciales nos servían para dejarnos llevar. Nuestras conversaciones siempre acababan derivando hacia el sexo. A mi me excitaba mucho conocer el pasado de mi compañera, que en aquellos momentos tenía sobre los 20 años. María había veraneado toda su juventud en la Costa Brava y había empezado de muy cría a atender sus calenturas. Supe que había comido más pollas a los 16 que muchas mujeres en dos vidas. Eso a mí me la ponía durísima y hacía la posible para aparentar normalidad. No quería aun que supiera de mis perversiones y ganas de experimentar.

Empecé a preguntarle mientras me la chupaba que me hablara de las pollas que había probado de cría. Al principio de mostraba reacia pero poco a poco conseguí que perdiera la timidez. Sin sin dejar de pajearme me susurraba dulcemente Tenía que esforzarme para no correrme cuando con voz dulce me relataba como se la había mamado a un portero de discoteca, que tenía cerca de cuarenta, o como se la había chupado a un par de amigos la misma noche. Sabía que tenía una joya de la que podría disfrutar mucho.

Una cena me dio la excusa ideal para ponerla a prueba. Siempre le pedía que se pusiera falda y que utilizara la ropa interior más sexi que tuviera para quedar conmigo. En el restaurante, nervioso y excitado, no paraba de mirarla con esos ojitos que se nos ponen cuando sabemos que tipo de postre vamos a tomar. Le di un pequeño paquetito envuelto en papel brillante rojo.
-Un regalo! dijo sorprendida y juguetona.
-Si, pero yo que lo abriría bajo el mantel.
Miró a ambos lados de la mesa y desenvolvió el paquete cuidadosamente, como si quisiera reutlizar el papel. Sus ojos se abrieron mezcla de sorpresa e incomprensión.
-Esto que es?
Reconozco que ahí tuve dudas, casi me pudo la excitación y dije con tono poco seguro.
-Son bolas chinas - para añadir con autoridad - ves al baño y métetelas en el coño.
Era la prueba de fuego. María me miró desafiante y se levantó cogiendo el bolso y el paquetito.
Me hubiera masturbado ahí mismo.

A la vuelta del servicio nadie podría deducir que María pesaba unos gramos de acero más.
-Están frías! - bromeó con una naturalidad que aún me excitó más si cabe.
-Te ha costado metértelas? - no hizo falta respuesta. Una sonrisa me bastó para saber que se habían deslizado en su coño si dificultad.
-No paran de vibrar y me tienen todo el rato a punto...
-Pues vas a tardar en relajarte. No te las puedes quitar hasta que yo te lo diga. Y eso será cuando cumplas otro de mis deseos.
María se mordió el labio inferior y entornó los ojos. Mi diosa empezaba a tomar cuerpo de mujer.

Tras cenar fuimos acudiendo a varios de los locales de moda de la ciudad. María se acercaba y rozaba con todo el mundo al entrar en los atestados garitos. Estaba tremendamente excitada. Miraba a todos lo tíos como esperando la mínima invitación para dejarse follar ante mis ojos. Reconozco que en ese momento dudé sobre mi juego, pero mi polla me indicaba cabezonamente que siguiera adelante. Llevábamos varias copas ya y cada vez veía a mi joven compañera más dispuesta.
-No aguanto más... vamos donde sea!
-Aún no... - quería ir más allá, forzarla al límite y aunque me moría de ganas de follarla y lamerla quise seguir el juego.

Sobre las tres de la mañana, con un punto importante y con el coño de mi chica empapado, acudimos a tomar la última copa a un conocido pub frecuentado por gente mayor que nosotros. La gente bien de la ciudad. Justo lo que buscaba. Nos sentamos y pedimos nuestras copas. En una de las mesas cercanas una pareja de unos cuarenta tomaban algo, sin hablar, cada uno mirando a un lado como si esperaran solos un acompañante. El tío tenía muy buena planta, sin duda debía cuidarse. Vestía traje gris sin camisa, informal pero mucho más elegante que nosotros, por aquel entonces críos en la veintena. El cuarentón fijó su mirada en mi chica, primero como parte del chequeo que todos hacemos cuando alguien entra en el bar en que estamos. Más tarde con una mirada diferente, curiosa.

María se fijó en el.
-Te has fijado en el tío ese?
-Si, me está poniendo de mala leche. El típico hombre que estando con su mujer no para de mirar a todas... ya ves podría ser mi padre!
-Pero está bueno? - pregunté tragando saliva.
-La verdad es que sí, además esa edad es morbosa... así somos las tías! justo como vosotros verdad? que no os gustan las crías...
-Quiero que lo mires y lo seduzcas, que lo pongas caliente.
-Se te va la olla - respondió mientras movía la pajita de su combinado. Al ver mi rostro serio añadió - de verdad quieres que lo provoque?
-Si.

Aquella respuesta desencadenó un sueño erótico convertido en realidad. María lo miraba sin parpadear, chupaba la pajita, acariciaba su copa. El tío estaba como imantado. Debía estar imaginando mil cosas con la niñita veinteañera que lo miraba con cara de zorra. El juego duró un tiempo que se me hizo deliciosamente largo. Podía ver al tío como intentaba telegrafiarle sus intenciones a mi chica. Pude deslizar la mano bajo el tanguita y comprobé que estaba emapapada. Acaricié su clítoris hinchado.
-Voy al servicio. - Apartó mi mano y pasó por delante de la mesa de nuestro amigo. Este se levantó como accionado por un resorte y dejó a su mujer exhalando el humo de su cigarro. No supe como reaccionar. Una parte de mi quería levantarse y seguir al tío, otra parte de mi, la que me había llevado a poner en marcha mi juego, me decía que esperara sentado y empalmado hasta donde podía llegar mi compañera. La mujer del cuarentón ignoraba la tensión que había a su alrededor. Pasaron diez minutos, no más, y María regresó a la mesa.
-Nos vamos?
Me quedé en fuera de juego. Su naturalidad casi me descoloca. Podía imaginar mil cosas excepto que no hubiera pasado nada.
- Vale, vámonos - respondí confuso.
- Un segundo - Buscó en su bolso y me tendió las bolas chinas que había llevado toda la noche. - Me las guardas tu? es que mientras le comía la polla a tu amigo, me ha metido mano y me las ha sacado... no te enfadas verdad?
-No... que va... en serio se la has chupado? - quería creerlo, lo deseaba pero ahora no estaba seguro de haberla arrastrado hasta ese juego, quizás demasiado osado para nuestra edad.
-De eso se trataba no? - me acercó la mano a la nariz y pude notar el inconfundible aroma del semen. En ese preciso momento nuestro amigo salía del servicio. Iba cabizbajo a pesar de que María le miraba altiva. En ese momento tuve claro que mi fantasía se había hecho realidad.

Al salir del pub, ya en el coche, no sabía que decir. Estaba tremendamente excitado. María miraba al frente como si saliera de su jornada laboral. Con absoluta normalidad. Fui todo lo rápido que pude a un descampado cercano y follamos como nunca. Me corrí rápido. María se empeñó en contarme al oído, mientras se la metía con fuerza, las ganas que le habían entrado de follarse al madurito, lo rica que tenía la polla, que se había corrido tanto que tuvo que tragar un poco para no mancharse la ropa y que le había dado su teléfono para quedar otro día. Había encontrado a mi diosa.

martes, 7 de octubre de 2008

Reflexiones de medio euro II (about crisis)

Me sorprendo al escuchar a Zapatero afirmando que nuestro sistema financiero es de los más seguros y fiables del mundo. Dice muy orgulloso que algunos bancos patrios incluso han comprado otras entidades europeas que atravesaban situaciones complicadas (seguro que es por un sentimiento desgarrado de solidaridad entre colegas) Vamos a ver, que yo sepa los bancos generan su riqueza a base de comisiones, intereses, y de exprimir a sus clientes, no? No fabrican nada, ni te viene a casa a traer comida, ni venden juguetes, solo prestan dinero, es eso verdad? Pues podemos concluir, si lo que dice nuestro presi es cierto, que los bancos españoles son los que más sacuden a sus clientes, los que más nos roban y joden. Por eso los bancos españoles son tan poderosos, y los ciudadanos españoles somos los que disfrutamos de una de las rentas per cápita más bajas de Europa. Ciertamente para estar orgulloso presi.
A raíz de lo comentado anteriormente, dentro del continuo agobio de noticias sobre la crisis, oigo en la radio que el banco de España sólo garantiza, en caso de que tu entidad bancaria quiebre, 20.000€ por cliente independientemente de lo que tenga depositado en su cuenta. Es decir, si eres una persona afortunada y tienes unos ahorros de 60.000€ tienes que saber que, si la entidad bancaria donde los tengas ingresados se va al garete, te van a volar 40.000€ por la cara de manera absolutamente legal. En aras de una democracia cada vez más pura y ejemplar propongo que también se aplique esa ley en sentido inverso, o sea, que si debemos mas de 20.000€, en caso que la crisis vaya a mayores, todas nuestras deudas se reduzcan a esa cifra ¿os imagináis nuestras queridas hipotecas reducidas a esa cifra? Me da que no van a aceptar...

No me gusta la fórmula 1 y Fernando Alonso no es el deportista que mejor me caiga la verdad, pero tengo que hablar de ellos. Si habéis conectado con telecinco en algún momento de la semana pasada seguramente sabréis que se ha disputado una carrera en Singapur de noche y con iluminación artificial (para conseguir mayor espectáculo se rumorea que en años venideros los pilotos correrán con una linterna en el casco, como los mineros) Nuestro querido Alonso lleva un año nefasto, ya digo que no soy muy aficionado pero diría que no se ha comido una rosca en toda la temporada. Pero ay amigos! Se hace una carrera nocturna y quien la iba a ganar si no? pues el piloto español!!! Fijo que el día que se inventen las competiciones de siesta, escaqueo y cotilleo arrasamos.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Trans negra en barcelona

El Caribe es precioso y muy sugerente. Cada una de las estampas que ves, el abundante alcohol y lo suntuoso de los hoteles invita a gozar del sexo en todas sus opciones. Inicialmente nuestra idea era ir a uno de los hoteles Hedonist en busca de morbo, pero unos últimos meses de ajetreado trabajo nos hicieron decantarnos por la opción más convencional de las vacaciones. Así, nuestra idea de unas vacaciones de absoluto reposo, el uno para el otro sin buscar más compañía, empezó a verse desbordada por las ganas de compartir tan bello entorno con alguna parejita juguetona. Evidentemente nuestro hotel no era el sitio más indicado para ese tipo de pasatiempos, lleno de familias y parejas en luna de miel, pero aún así lo intentamos. A pesar de nuestras insinuaciones y exhibiciones (María salió cada noche sin braguitas y mostró su coño a todo el que quiso mirar) no conseguimos nada sugerente para jugar. Como os podéis imaginar ofrecimientos de tíos solos hubo más de uno. No entraba en nuestros planes un trío, aunque un recién casado se nos puso a tiro pasando de su esposa y estuvo a punto de convencernos. La idea de hacer cornuda a una esposa en luna de miel nos dio mucho morbo. Otra vez será Eduardo (recuerdos a tu mujercita Sonia) Así que aparte de alguna situación morbosa como la del recién casado, nos volvimos para casa sin probar otra carne que no fuera la nuestra.

El vuelo desde el Caribe dura unas nueve horas. Cuando María se aburre es extremadamente peligrosa. Se pasó todo el viaje metiéndome mano y jugueteando, mientras nuestros vecinos de asiento miraban escandalizados. Yo, a pesar del cansancio, estaba que me salía y me esforzaba por no empalmarme escandalosamente. Mi pantalón de algodón me hubiera delatado ridículamente.
- Uf en España que hora será? - preguntó tras unos momentos de tregua en que se distrajo mirando por la ventanilla.
- Pues casi las dos de la mañana -respondí aliviado pensando que María quería aprovechar para ir de tiendas.
-Pues es muy buena hora para ir al campo del Barça, no? - Me susurró al oído La miré a lo ojos y vi su inconfundible cara de vicio. No quería ir al fútbol, os lo aseguro.
- Tenemos algo pendiente verdad? -Sólo pude afirmar con la cara. Mi polla se había hinchado y no tenía apenas capacidad para hablar. Creo que toda la sangre de mi cerebro se fue allí abajo. Ahora me daban igual mis vecinos. Yo sabía lo que significaba eso. María se moría de ganas de probar una trans y, para los que no lo sepáis, los alrededores de campo del Barça son un supermercado de la carne a esas horas. No dejarías de dar vueltas en coche gozando con la mercancía que desborda las aceras próximas al estadio. Jóvenes chicas del este prietas y deseables mostrando sus largas piernas; sudamericanas maduras y expertas, regordetas pero garantía de una corrida inolvidable y sobre todo travestis de todos los colores, tamaños y razas.

María conducía lentamente sin perder detalle de lo que se nos ofrecía. Buscábamos una trans negra, guapa y que jugara con chicas, algo no demasiado fácil. María estaba muy caliente y miraba a ambos lados de la carretera buscando su regalo. Su mirada se fijó en el lado derecho de la carretera. Inmediatamente acercó el coche y bajó la ventanilla de mi lado. Por el retrovisor vi como se acercaba contoneándose una negra maravillosa y voluptuoso. Caminaba con elegancia en unos zapatos de tacón altísimos. Sus piernas lucían untadas por alguna loción que las hacían brillar como dos barras de acero. Sólo llevaba un conjunto de encaje blanco que contrastaba con la piel sudorosa y morena. Miré ansioso su paquete buscando un buen bulto, pero estas chicas son extremadamente habilidosas ocultando su premio. No pude apreciar nada, sólo un abdomen fuerte y liso que se interrumpía por un sujetador a conjunto con el tanga. Su pecho era enorme, exagerado y absolutamente deseable. El sostén apenas le cubría los pezones y podía ver la aureola morena de uno de ellos asomando morbosamente. Tenía un rostro bello esculpido por un muy buen bisturí, con una naricita chata, de gata, y unos ojos teñidos de azul por unas lentillas muy acertadas. Mientras se acercaba al coche dio una media vuelta para mostrarnos un culo prieto y duro que me puso la polla a reventar. María tenía puesta su mano sobre mi paquete como si se tratara de un detector que delatara si me gustaba su elección.
- Hola parejita... que busca una pareja tan guapa por aquí? -dijo apoyándose en el marco de la ventana.
- Trabajas con chicas? -estuvo a punto de salirme una voz quebrada a causa de la excitación del momento.
- Yo hago de todo, mi amor. Son unos viciosillos? -añadió sonriendo.
- Si... - respondí desenfadadamente, siguiendo su tono - Cuanto me va a costar?
- 40 euritos cariño y tu tocas lo que quieras...
María tenía los ojos clavados en la chica y me apretaba el paquete con la mano. Cuando por fin me miró, asintió con el rostro y pude ver como estaba absolutamente cachonda.

Me senté en la parte de atrás y dejé a nuestra nueva amiga al lado de María. Sara, que así se llamaba nuestro juguete, orientaba a mi chica hasta un descampando próximo. María conducía sin mirar a su acompañante aparentemente incomoda y avergonzada. Un silencio morboso se apoderó del auto hasta que paramos el motor.
- Bueno... mi amor, soy toda tuya -dijo nuestra negra mientras reclinaba el asiento, quedando tumbada a mi altura en la parte trasera. Era muy alta y ahora podía ver perfectamente sus enormes tetas y sus ojos brillosos más de cerca.
María me miró solicitando permiso para dejarse llevar. Creo que al ver mi mirada no le hizo falta palabra alguna. Con la mano ansiosa hurgó en el tanguita de Sara. Vi su mano perdida bajo la braguita acariciando y sonríendome a la vez. Estiró del tanguita y Sara levantó el culo para que este dejará al aire su sorpresa. Tenía la polla absolutamente negra y descapullada. Sé que María hubiera deseado que fuera mucho más grande, pero la belleza de nuestra amiga compensaba su tamaño demasiado normal para nuestra fantasía. Llevaba todo el pubis y los huevos depilados y María acarició ambos golosamente. Empezó a besarlos y a pasar la lengua por la polla. No puede contenerme y empecé a pellizcar los pezones de Sara si apartar la vista de la cara de vicio de María. Mi chica empezó a pajear la polla de Sara y esta se puso dura de inmediato. Cuando María se la metió en la boca tuve que respirar hondo. La tragó hasta la garganta sin mucha dificultad, y vi sus labios apretados ontra los huevos y el pubis de Sara. La mamó una y otra vez dejándola embadurnada de saliva brillante. En una pausa nuestra chica sacó un condón de su bolso y en un movimiento rápido se lo puso.
- Así es mejor nenes...
En ese momento no nos importó demasiado, María chupaba la polla con fruición mirándome con los ojos entornados. Pude acercarme a ella y con una mano llegué bajo su falda. Tenía el tanguita empapado y pude apartarlo fácilmente y llegar has tu coño. Cuando notó mis dedos acariciándola se hundió en ellos para notarlos bien dentro. Me saqué la polla del pantalón y empecé a pajearme delante de la cara de Sara. Cuando la trans me vio empezó a acariciarme. Acerqué mi rabo hasta ella y se la puse en los labios.
- Que viciosos sois... vais de coca?... quieres que se la chupe a tu chico? que bien chupa tu niña, que puta es... - Aquello parecía el guión de una película porno, pero exactamente lo que nos apetecía, que actuara como una puta.
María asintió pasándose el capullo hinchado por los labios. La trans empezó a mamar tragando toda mi polla mientras yo le pellizcaba los pezones y rozaba la cicatriz de su brutal aumento de pecho.
- Si tu se la chupas a pelo, yo también... -María le quitó el condón de un estirón y siguió mamando con más fuerza y ganas si cabe. Consiguió acercar la otra mano hasta el culo de Sara y acarició su agujero, cosa que ella agradeció levantando el culo y permitiendo que el dedo le entrara dentro.
Intentaba aguantar con todas mis ganas pero el placer y el morbo eran insoportables. Acerqué mi mano hasta la polla negra de nuestra amiga y le dije al oído:
- Quiero que te la folles
- Mejor en un hotelito... los tres, sigamos ahora y luego hablamos - Me retiré y observé completamente ido como Sara se movía arriba y abajo metiéndose el dedo de María todo lo dentro que podía. Imaginé que era mi polla. La negra se arqueó gimiendo y cogió la cabeza de María intentando separarla, pero ella siguió chupando hasta que el gemido de Sara me hizo ver que le había llenado la boca de leche.
Mi polla estaba a punto de reventar y Sara me pajeaba fuertemente alternando con sus profundas mamadas cuando no gemía. María se acercó atrás con la boca cerrada. Nuestra amiga estaba preciosa con los ojos entornados después de la corrida y no dejaba de pajearme. María se puso a la altura de mi polla, cerca de la cara de la puta y dejó caer toda la leche sobre mi polla. Cuando Sara vio eso pareció reactivarse y se giró colocándose sobre mi capullo hinchado. Las dos mamaban mi polla untada de semen y yo no paraba de acariciar las tetas de las ambas enloquecido. No recuerdo cuanto aguanté, sólo que mi leche saltó contra la cara de María. Sara le comía la boca mientras mi leche y la suya mezclada corrían por las mejillas de ambas. Creo que no he visto imagen más caliente que esa en mi vida.

Después del tremendo gemido sólo nuestras respiraciones entrecortadas y sudorosas se oían, como las letras de crédito al final de una buena película. Sara no paraba de repetir lo viciosos que éramos y que teníamos que acabar la fiesta. Se vistió rápidamente y se retocó en el espejo del coche. Cuando bajaba del coche aproveché para sobar por última vez su culo y tetas.
- Quieres que nos la llevemos a un Hotel? -dije lamentando perder aquel monumento.
- Cuando me folle una trans negra quiero que tenga una polla enorme, con esa no tengo ni para empezar. Quiero que me cueste metérmela dentro.
Esa es de las veces que más pronto me he recuperado de una corrida. Se me puso la polla dura nuevamente.
- Aguanta un poquitín que cuando lleguemos a casa tenemos que celebrar esto - susurro María juguetónamente mientras despedíamos a Sara. Creo que jamás celebré mejor el final de las vacaciones.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Las vacaciones: el todo incluido

Padre, he pecado. Sí, por primera vez en mi vida, y puede que porl última, he ido a un todo incluido al Caribe. La verdad es que en el momento de contratar las vacaciones me sentí un poco traidor y decpecionado. Prefiero mil veces un hotelito para dormir, un coche alquilado para recorrer el lugar y buscarme la vida a la hora de comer, que eso de tenerlo todo mascado y a un paso. Curiosamente hacer eso, aunque sea en el Caribe, sale mucho más caro que cerrar un paquete "t.i." (así los llaman en las agencias) para borregos, curioso no? Me seduce más la idea de compartir lugares, comida y experiencias con los lugareños que quedarme aislado en un hotel lleno de guiris. Una vez hecho el pago pensé en que podría ser buena ocasión para opinar con conociemiento de causa. No hablaré de como era el hotel, porque eso ya os lo imaginais: todos los grandes resorts de cadenas españolas en la zona son iguales: enormes conjuntos de edificios, magníficos jardines repletos de piscinas y bares y un dispuesto personal con la mejor de las sonrisas. Todo ello construido en una arquitectura postiza intentando ser lo más respuetuosa con el entorno.

Primera decepción, el mueble bar. No me apasiona la bebida, si acaso un buen vino y unos cubatas los fines de semana, pero la idea de abrir el mueble bar y fundirme todo lo que hubiera dentro siempre me ha perseguido. Será por las películas de James Bond (como bebe el cabrón) siempre he querido vaciar de un trago esas botellitas tan coquetas. Pues nada de nada. Me voy directo a la neverita, dejando incluso la maleta en la puerta, y sólo encuentro refrescos, cerveza y agua. Ni rastro de ginebra, vodka, ron.... vamos nada de nada que fuera colocante.
Segunda decepción, la comida. En un todo incluido se puede comer hasta reventar durante las 24 horas del día, otra cosa es que te importe con que te llenas la tripa. En teoría un hotel cinco estrellas (todos estos las tienen bien brillantes y visibles en la puerta de entrada) debería tener algún que otro plato de calidad, no? algo que no comas habitualmente en casa, pues ya te digo yo que no. Las comidas y cenas se dan en un restaurante tipo buffet. Durante el resto del día hay unos bares abiertos, en los que puedes seguir comiendo como un becerro prácticamente lo mismo que en el buffet. Dos de tus noches en el hotel puedes escoger entre unos restaurante temáticos de comida francesa, oriental, española (os juro que estaba lleno de españoles, ¿para que coño te vas al culo del mundo a comer una tortilla de patatas horrenda?) Esas noches aun podrás cenar más o menos dignamente. El buffet donde vas a comer y cenar habitualmente tomaráslo mismo que en cualquier restaurante cutre de menú de tu pueblo. El marisco (siempre dedican un día al "seafood") es incomible, peor que congelado, el pescado no pasa de mediocre, la carne, joder si no probé carne! por algo sería... lo que realmente cautiva al turista con gula son los pastelitos y dulces, pero quien coño come cada día eso de postre? Os juro que hasta los hot dogs de los bares que antes so comenté estaban horribles, al menos el ketchup era heinz. Si estás acostumbrado a ir a restaurantes y te gusta comer decentemente, no recordarás las la cocina del resort como algo sublime, te lo aseguro. En caso contrario, si siempre comes en casita congelados y precociandos (por el perfil de cliente del hotel diría que el 80% de la gente no habían salido a comer fuera en los dos o tres meses anteriores a las vacaciones) quizás disfrutes como un condenado en su última cena.

Tercera decepción, la bebida. Aunque sólo resistí dos días completos en el hotel, me juré emborracharme mientras perreaba entre la piscina y playa. No hubo manera, antes de estar borracho estaba que rebosaba, no me cabía ni un chupito. Si el baño hubiera quedado cerca me hubiera acercado a vomitar para hacer sitio. Quería emborracharme, no reventar como un sapo. Creo que bebí 6 o 7 cubatas de ron, 5 chupitos de tequila y 3 combinados más que no sé llevaban. Con esas cantidades yo en España llevo una cebolla de impresión. No sé si es estar todo el día en remojo, el no dar golpe, el sol... o que rebajan el alcohol con agua! hijos de puta, por muchos cubatas que bebas te aseguro que en tus vacaciones no habrás bebido ni un litro de alcohol puro. Lo más colocante que bebí fue el vino de garrafón de las comidas, horrible pero cumplía su función etílica. De calidad y sabor mejor no hablar. Si quieres tomar un buen vino disponen una carta completa, pero vas a pagar las ganas. Un vino decente te puede costar más del doble que en España. Eso no quita que hubiera mucha gente borracha, pero no sé a que precio físico, mi barriga no dió para más. Sólo obtuve un ligero punto, suficiente para meterme en el jacuzzi y ver todo con un poco más de optimismo.

Cuarta decepción, y no por menos esperada, la gente. Odio a la gente. Las personas me encantan, pero cuando se juntan y no distingues entre ellas se convierten en gente. Nunca entenderé esas parejas que estando de vacaciones se pasan el puto día de mala leche, quejándose porque hace calor, porque hace frío, porque la cama es dura o blanda, o porqué el bus ha tardado 10 minutos más... joder y pensar en la cantidad de gente que en su puta vida han tenido vacaciones! El aumento del poder adquisitivo en el país
y el abaratamiento del coste de los viajes (por mucha crisis que haya en estos momentos, España fue el país donde más millonarios hubo en 2007) hacen que, a destinos anteriormente reservados a las clases más acaudaladas, puedan acudir ahora cajeras, albañiles, dependientas, camioneros y creedme, se nota. Me indignó que un grupo de chicos de 18 añitos estuvieran en sus hamacas fumando y bebiendo plácidamente. Yo nunca pude ir de vacaciones ni un triste fin de semana, con mis amigos, todos estudiantes que dedicaban el verano a ganar algo para el invierno (la juventud ha cambiado pero eso es tema de otra entrada) No creo que sea bueno acceder al paraíso a tan corta edad. El premio no puede ser tan inmediato, corres el riego de convertirte en una persona desagradecida y prepotente. Con esa edad en un todo inlcuido te conviertes en un pequeño tirano con aires de millonario caprichoso. Recuerdo a un muchacho tratando como una basura a un camarero que le servía un whisky porque le había puesto una rodajita de limón. El pobre camarero le pedía disculpas de la manera más educada y sumisa que he visto. Debía tener unos 40 años y estaba soportando los improperios de un niñato de apenas 18. Luego supe que el camarero ganaba 400 euros al mes, y también supe que el niño era camarero de una cafetería en Barcelona. Que malo es el rencor verdad?

Quinta decepción, las mujeres españolas. Os juro que no vi ni una chica española que valiera la pena. Las únicas chicas me hacían levantar la cara de la tumbona era guiris, italianas, alemanas o yankis. ¿Que pasa con el producto patrio? vaya colecciones de estrías, celulitis y colgajos. A raíz de la bonanza económica de los últimos años todo el mundo tiene acceso a unas vacaciones de ensueño para lucir palmito en las playas del paraíso. Las playas no decepcionan, pero las mujeres no le hacen justicia. Estamos dejando la leyenda de la bella mujer española por los suelos. ¿No sería conveniente poner un control en la aduana para no dejar salir del país a la gente fea? Definitivamente, para ver españolas guapas mejor quedarse en casita. Las playas de Ibiza o la Costa Brava tiene más metros cuadrados de española guapa que cualquier resort "t.i." del Caribe. Aunque si soy sincero, recuerdo una tía en la playa que me tenía loco y caliente perdido. Incluso le saqué una foto, alguien sabe quien es? a mi me suena mucho... diría que hasta me acosté con ella.

domingo, 17 de agosto de 2008

Las madres jovenes son feas

Es como una pesadilla. Salgo a la calle y me cruzo cochecitos de bebés. Grandes, rojos, de gemelos, retro, estampados, fashion, caros y más baratos... carritos y más carritos. Todos empujados por sus respectivas madres que me miran con sonrisa complacida al verme clavando los ojos en sus porta-bebés. Todas con el mismo brillo en la cara, con ese gesto que las hace creerse elegidas, las mejores mamás con los mejores bebés. No os miro por eso, mi cara no es de asombro por la belleza de tu retoño, es de pasmo, de estupefacción.

Una vez cené con tres parejas de padres noveles. He dicho una vez, si. Salí vivo de aquello y no pienso volver a tentar la suerte. Los padres (la parte masculina quiero decir) como siempre, con los mismos temas recurrentes en cualquier varón que se precie, independientemente de su estatus social y edad (sexo, tías, deporte, coches, música, algo más de sexo y tías y poco más) ellas, (la parte femenina quiero decir) sólo hablaban de cólicos, papillas, métodos educativos y pañales enzarzadas en una especie de batalla absurda para demostrar cual de ellas era mejor madre y cual quería más a su retoño. Realmente insoportable. Si fueran chicas agraciadas hubiera tenido una mayor resistencia, todo se soporta mejor si hay belleza, pero es que estas pobres muchachas, que ya era feas antes de parir, estaban ahora estaban realmente horribles, dañinas a la vista. Las observaba horripilado. Ya no oía su cansina retahíla, esas caras hinchadas, granudas, sin maquillar, las caderas desparramadas, esas ropas, todo ello era más contundente que oírlas hablar de pezones agrietados o de la diarrea de sus retoños.



Convencido de que a las mujeres de mis amigos la maternidad no sólo las había modificado a peor en lo físico también comprobé que su carácter se había avinagrado y su estupidez acentuado. Desde aquella noche he observado a cada madre con la que me he cruzado. Evidentemente sin conversación de por medio (no quiero acercarme a cada mami que veo por la calle) no puedo decir si el carácter de las jóvenes madres se ve afectado igual que el de mis amigas. Sólo opino de lo que ven mis ojos y puedo afirmar que un mínimo porcentaje se salva de la quema. Parece como si para muchas parir fuese la meta y la seducción, la belleza o la sensualidad, meras tretas para conseguir el anhelado bombo. Una vez han parido se olvidan de que comparten vida, deseo y futuro con sus parejas, a parte de con sus bebés. He escuchado cientos de veces a madres vestidas con chandal e hijos ya creciditos, achacar su mal aspecto a que estaban hinchadas por el embarazo! De vez en cuando veo alguna empujadora de carrito que tiene buena pinta... claro! es la chacha de una pija. Las mamis pijas están ocupadas en recuperar su esplendor, para que sus mariditos no las abandonen por alguna niña más joven que las prive de su vida de lujo y poco esfuerzo. Mientras, mis amigos (y tantos otros papitos) seguirán hablando de lo buena que está cualquier mujer menos la madre de sus hijos y haciendo más rico al gremio de las putas.

viernes, 18 de julio de 2008

No me sacareis el dinero tan fácil!

La publicidad es reflejo de la sociedad y viceversa. En una sociedad poco creativa y decadente, como la que nos ha tocado vivir, la publicidad no podía ser diferente. La gente de mi generación debe mandar ahora en las agencias de publicidad de nuestro país y creedme: se nota. Nuestra generación es tan poco creativa que no nos queda más remedio que bucear en el pasado intentando rescatar algo que nos sirva, como cuando nos invitan a un baile disfraces y a última hora buscamos en un baúl olvidado algo que nos camufle ante el resto de invitados. La nostalgia no es mala siempre que no suplante al presente, precisamente lo que está pasando últimamente. Estoy harto de ver anuncios que echan mano de iconos del pasado como Duran Duran, Loquillo, Richard Clayderman o Cristopher Lambert; de canciones ochenteras como las de Europe, o Pino d´Angio; de vestimentas tipo Miami Vice o de las horrendas hombreras que esperemos nunca más se vuelvan a poner de moda. Sólo puedo entender esa corriente como la busqueda facilona de la empatía por parte de los publicitarios, que en su mayoría andan por la treintena, con posibles clientes (o target, como ellos nos llaman) que también rondan la misma edad. ¿Muy poco esfuerzo para pedirnos que gastemos nuestro dinero en sus productos no os parece?

miércoles, 2 de julio de 2008

Un tío con suerte

El fin de semana pasado me sentí como el calvo de la lotería. Ese que sale cada Navidad (creo que ya se le acabó el contrato) y va soplando suerte en polvo a los desgraciaditos que confiamos un cambio en nuestra vida a un trozo de papel. Dinero no puedo repartir, pero con la mujer que tengo me sobra sexo para regalar. María es un portento sexual así que de vez en cuando necesito ayuda. Evidentemente no sólo es necesidad lo que me inclina a buscar ayudantes, el morbo y el vicio son razones más solidas.


Salir a cenar siempre es prefacio de una buena noche de sexo. El vino tiene ese duende que te arrastra, sin desposeerte de tu esencia, a hacer cosas que no harías de no estar bajo su hechizo. María está preciosa, el calor ayuda a que luzca mas sus encantos, y yo siempre estoy presto para desvestirla un poco antes de salir. Creo que es de un egoísmo bárbaro no permitir que otros se recreen la mirada con mi chica, como no soy nada egoísta siempre disfruto cuando alguien puede recrear algo mas que la vista. El restaurante no está frecuentado por gente muy sugerente, pero a la altura de los postres todos los comensales me parecían gente pervertida y viciosa deseosos de gozar con María.



En esos momentos no me puedo reprimir y exijo que mi compañera vaya al baño y vuelva con una prenda en su mano. El tanguita húmedo se puede esconder en un puño apretado. Un señor madurito en una mesa cercana escucha agobiado la cantinela de su esposa con pelo permanentado. Parece un buen candidato para que María le muestre el coño. Cambiamos de sitio de manera que ella quedaba frente al tipo en cuestión. La falda se levanta hasta lo posible pero el señor no atiende. O es ciego, tonto, las dos cosas o simplemente la presencia de su mujer le impone demasiado. Se va a lamentar de no haber levantado la mirada del plato. Tiene un manjar más sabroso delante de sus ojos y en cambio sigue empeñado en arrancar hasta la última tira de carne de un hueso ya roido.

Con el calentón vamos hacia el hotel. La ganas de follar no nos permiten buscar nuevas aventuras. Además el coño de María está empapado y sus muslos empiezan a mojarse, no es cuestión de andar así por la calle, verdad?. En una esquina cercana vemos una puta deliciosa. No debe tener más de veinte añitos. Típica chica del este delgadita, con carita de inocente y cuerpo de pecadora, Una combinación deliciosa. Me acerco mientras María espera apoyada en un portal cercano. Una breve charla, unos cuantos euros y la promesa de que se va a comer el coño de mi acompañante me convencen de llevárnosla al hotel. Nos separan un escaso centenar de metros. Por el camino sobamos entre los dos sus pechos pequeñitos y duros, su culo duro y firme. No parece gustarle mucho, pero para algo es una puta y nosotros dos pervertidos. Sólo pensar en la escena que me espera me tiene la polla dura. Me doy cuenta de que una señora vestida de domingo con la que nos cruzamos se escandaliza a ver como se me marca la erección bajo el pantalón. Como no todo puede ser perfecto el vigilante del hotel no nos deja pasar con la chica. Pienso en invitarle a la fiesta, pero su barriga y su pecho peludo me hacen desistir. Así que le damos veinte euros a la niña por las molestias y subimos a la habitación a disfrutar de nuestra calentura. El ascensor es acristalado así que mientras subimos María se levanta la falda y le muestra el coño y el culo al vigilante que ladea la cabeza fingiendo indignación. Ya tiene con que pajearse esta noche.

María entra en el baño. Siempre antes de una buena noche de sexo se asea, se perfuma y prepara para que nada se interponga entre mi lengua y su coño. Esos momentos son mágicos, muy calientes, mi imaginación se dispara. El portátil está cerca y conectado. Entro en el irc parejas y mi mensaje no puede ser más claro, conciso y guarro "busco tío con buena polla para ver como mi mujer se la come". En instantes cinco o seis privados se disparan en la pantalla. Que fácil resulta encontrar una polla, que difícil encontrar un coño aunque sea pagando... Un tío con el nick "ejecutivotrajedao" me despierta la curiosidad. Está cerca del hotel, dice que es madurito, engominado y se cuida mucho. Seguro que podrá entrar al hotel sin mucho problema. Con la polla durísima le doy el número de habitación, en diez minutos estará frente a la puerta. María aun no ha salido del baño, se toma su tiempo y yo lo agradezco. Busco porno en la tele pero paso de pagar quince euros por un porno yanki que me la va a aflojar.



María me encuentra en la cama con la polla medio dura y me la empieza chupar, le toco el coño depilado con los dedos y acaricio sus tetas. Me la mama hasta la garganta, chupa como una posesa y no puedo evitar hacerle fotos mientras me pasa la lengua por el capullo hinchado. Me meto su coño en la boca, quiero tenerlo todo dentro. Mi lengua va desde su coño hasta el culo. Pasan los minutos pero ahí no tengo sensación del tiempo. Podría estar hora lamiéndola. Sus piernas me aprietan la cara y no oigo bien sus gemidos. De repente se para. Separa las piernas y me dice que ha oído un golpeteo en la puerta. Mi polla se pone a punto de reventar.

Me levanto ante la cara extrañada de mi chica. Me acerco a la puerta y la abro ligeramente. En el pasillo veo un tío con traje azul, camisa a rayas con cuello blanco, corbata anudada (a pesar del calor que hace) mocasines de piel brillante, y el pelo a juego, es decir brillante y liso, con gomina. El tío está nervioso. Sin apartar la mirada del suelo me pregunta si somos los del chat. Su nariz aspira con mucha celeridad, casi ansiosa y se la frota con el dorso de la mano. "Mejor" pienso "un tío farlopero aguantará más con mi niña". Giro el cuello y veo a María extrañada, tapándose con las sábanas. Abro la puerta de par en par y hago entrar al ejecutivo. Se adentra en la habitación como estirado por una soga. Y empieza a hablar. Muy alto, muy rápido, queriendo ser simpático. Me pongo delante de el y cogiéndole las mejillas le digo "cállate la boca y sácate la polla". María ya sabe lo que se le viene encima, sus ojos de sorpresa, casi de susto han dejado paso a una cara marcada por el ansia de lo que va a gozar. No hace falte que hable más con el tío, creo que ha captado que no buscamos amistad. Tiene una buena polla, morena y descapullada con muy poco vello y no me resisto a tocársela para acercarla a la boca de mi chica. María la engulle y el tío echa hacia atrás la cabeza. Empieza a mover las caderas queriendo meter la polla más dentro de la boca ansiosa de mi chica. Empieza a hablar "como la comes guarra" otra vez le tengo que decir que se calle la puta boca. Ahora parece que finalmente ha captado el mensaje. Se deja hacer. Con la cámara retrato a María con la polla morena del ejecutivo. Me mira pasándose la polla mojada por los labios.



Tras un rato de mamada, en el que el tío tiene que sacar la polla de la boca de María para no correrse, decido que es momento de que la folle. El ejecutivo no cabe en si de gozo. María es una diosa del sexo sumisa que se dejará hacer. El tío se pone un condón y mi chica se coloca a cuatro patas. Antes de meterle la polla en el coño, hurga con sus dedos comprobando donde va a meter su rabo. Se gira hacia atrás buscando en sus pantalones algo. Encorvado encuentra un paquete de tabaco y dentro un pequeño frasquito. Con la mano derecha de pajea y con la izquierda acerca el pequeño tarro a su nariz. Una esnifada y el pollón se le pone a reventar. De un golpe se la clava a María hasta los huevos. Le toca las tetas, pellizca sus pezones. Yo le meto la polla en la boca y con la cámara retrato las embestidas de su cuerpo contra el culo de mi chica. Oigo el golpeteo de sus huevos contra las nalgas sudorosas de María. El tío estruja las tetas de María con una mano, con la otra le mete un dedo en culo. María da un respingo y el ejecutivo se corre, cae sobre la espalda de María. La besa. A las putas no se las besa. Lo aparto de su cuerpo y lo empujo fuera de la habitación. Recojo sus ropas, las saco al pasillo y cierro la puerta. Oigo algo que parecen insultos. Me acerco a María que se ha quedado tumbada en la cama reponiéndose de la follada y le meto la polla en el coño empapado. Me la pone aun más dura notar que lo tiene muy dilatado. Me excita que un pollón haya estado antes en ese coño. No tardo mucho en correrme. María vuelve a hacerlo mientras mete su lengua en mi boca. Que bien se folla en un hotel. Hay tíos que tienen suerte.

sábado, 28 de junio de 2008

Que barato es Ryanair!

Tengo unos amigos muy listos, casi inteligentes diría. Todo lo hacen mejor y más barato que yo. Soy el que no encuentra gangas para comprar un coche, una tele o para cenar. Siempre que pido la cuenta en un restaurante pienso "yo soy el gilipollas que paga lo que se ahorran mis amigos". Eso en determinados momentos frustra. ¿Como cojones me lo monto que a la que salgo de casa ya he tenido que aflojar la cartera? ¿Es que a mis amigos les subvencionan la gasolina, les invitan a consumiciones, les pagan la comida? en fin, que soy gilipollas. Para acabar de comprobar lo burro y tonto que soy decidí volar con la compañía aérea de los milagros, de los viajes regalados y en resumen, la compañía aérea del amor, de la alegría y la felicidad... Ryanair!!!.

Si tenéis un aeropuerto operado por esta compañía cerca de casa, habréis oído hablar de sus maravillosas condiciones y ofertas. Pues bien, hace unos días volé con la susodicha. Para empezar tenéis que saber que sus aeropuertos nunca son principales, es decir si crees que vas a volar a Londres, ten en cuenta que vas a aterrizar en Stansted, un aeropuerto que dista unas 3 horitas del centro de la ciudad. Vamos que si compras un billete que salga de noche, cuando llegues a la ciudad sólo te esperaran despiertos las putas, yonkis y mangantes del lugar.

Cuando inicias el proceso de reserva del billete puede que abras los ojos como platos, alucinarás con los precios, ¿como se puede volar a Milán por 20 euros? muy sencillo, no se puede. Cuando compruebes la disponibilidad del trayecto y te ilusiones por semejante ganga te toparás con la realidad.

Por gestión de compra e impuestos pagarás unos 20 euros más por persona. Si llevas equipaje contigo deberás abonar un plus de 30 euros. Eso no te hará desistir de volar, echas cuentas y aun sigue saliendo bien de precio. Así que aceptas y escoges pagar con tu tarjeta de crédito. Nueva sorpresa, si tu Visa o Mastercard son de crédito te cobrarán un suplemento de 15 euros, no sé porqué, sólo sé que te toca pagar. Bueno puedes pagar con un visa de débito, así creo que la comisión es menor pero, ¿Aun conservas esa Visa que te sacaste de crío para gastar sólo lo que tenias ahorrado? creo que todos nos hemos adaptado al maravilloso placer de gastar lo que no es nuestro.

En fin, sigues adelante, aun te sale a cuenta, o eso crees vamos. Nueva sorpresa: Has de saber también que sólo puedes acarrear contigo 15 kilos de equipaje. Eso lo comprobarás cuando llegues al mostrador a facturar tu maleta. Creo recordar con seguridad que no vi semejante indicación en el proceso de reserva de mi billete. Si voláis en pareja y sólo lleváis una maleta no creáis que podréis llevar 30 kilos de equipaje. Para nada, son 15 kilos por maleta, no intentes explicarles que es una maleta para los dos, para ellos una persona igual a una maleta. Nunca me habían considerado un bulto tan abiertamente. No hice la mili, sé que ahí eran expertos en hacerte sentir como tal. O sea que sólo 15 kilos, por cada kilo que te pases deberás pagar 15 euros!!! es muy fácil que entre dos personas llevéis 20 kilos de equipaje, joder si sólo las maletitas tipo trolley pesan 7 u 8 kilazos! o sea que os tocará aflojar 60 euros más....


De los 40 euritos que creías que te costaría volar has pasado a 185... más de un 300% de lo que creías. Te aseguro que con otras compañías podrás volar por mejor precio y en mejores condiciones. Míratelo bien. Siempre es bueno que te quede algo para el hotel, no?

domingo, 15 de junio de 2008

Reflexiones de medio euro

El carnet por puntos ha trastocado muchas costumbres. Se empieza a hacer raro ver a alguién a toda ostia con el coche. Lo que cada vez es más habitual son los integristas de la circulación. Los ultra lentos. Hay que respetar las señales, sí, pero si dice a cincuenta ves a cincuenta, o cuarenta y algo si quieres. Pero tienes que entender una cosa, si te pasas de esa velocidad te quitarán puntos, eso está claro, pero por muy despacio que circules no te van a regalar puntos extra para cuando los necesites, en serio, no va así. Hay gente que llevamos prisa.


En la publicidad hay modas, como en todo. Evidenciar las pequeñas peculiaridades que identifican a las personas también se ha convertido en un filón. Exteriorizar sin vergüenza las rarezas que antes ocultábamos celosamente resultó gracioso un tiempo. El problema es que ahora es tan reiterativo que ya no hace las más mínima gracia ¿De verdad alguien se ha reído viendo el anuncio de "trina"?

El minimalismo es una tendencia estética en la decoración y el arte. También tiene una vertiente práctica. Antes si eras vago y poco creativo nadie te hacía ni puto caso. Ahora es que eres minimalista. ¿No os habéis fijado en la cantidad de restaurantes que añaden un subtítulo como "comer y beber" o hoteles en los que dicen "comer y dormir" a nombres como "el bar" o "el café"? La ley del mínimo esfuerzo... por cierto como se llama este blog, uy, no me acuerdo...


Recuerdo que cuando era pequeño sentía envidia sana de países que cantaban su himno a voz en grito. Sentía hasta vergüenza. Creo que muchos españoles le ocurría lo mismo. Ahora se ha dado la vuelta a la tortilla. Lo llamo el efecto Chikilicuatre. Consiste en reconocer las limitaciones, los puntos débiles y reírse de ellos. Como España no va a ganar Eurovision enviamos a alguien que al menos nos haga reír. Y como nos hemos reído! Como el himno no tiene letra pues se tararea y punto. Resultado, todo el mundo se lo sabe, lo canta, lo disfruta y además nos diferenciamos. Me gustaría saber que piensa un guiri en la Eurocopa cuando ve a la hinchada española berreando. Spain is diferent.



Siempre me ha gustado Callejeros. Intento verlo cada viernes y me lo paso realmente bien viéndolo pero hay una cosa que me chirría, que no me convence, la doble moral ¿Alguien cree que ese programa denuncia las situaciones de marginalidad y miseria que habitualmente graba con la intención de corregirlas? Para nada. Lo hace porque a todos nos gusta ver que hay gente mucho más jodida que nosotros, más pobres, más feos y más cercanos a la muerte. Eso nos hace sentir mucho mejor. Yo lo reconozco.



Conducir ya de por sí tiene un riesgo. Las carreteras españolas no son las mejores, mal asfalto, pésima señalización... pero hay algo que aún las hace más peligrosas. Las putas. Es un gusto circular viendo a diestro y siniestro muchachas, muchas de ellas preciosas, de todas razas y nacionalidades. No entro a juzgar si su situación es precaria o la explotación a que puedan estar sometidas. Sólo digo que me encanta verlas. En una entrevista a una fulana de la carretera le preguntaron sobre sus ingresos. Con la cara difuminada para que no se la reconociese dijo, sin alterarse lo más mínimo "trabajo tres semanas al mes, cuando tengo la regla no follo, estoy unas siete u ocho horas al día y saco entre seis mil, cinco mil..." glups...yo no gano eso, trabajo más horas y en muchas ocasiones me siento bastante jodido y digo ¿Quien es más puta , la puta de la calle o cualquiera de nosotros?



también te puede interesar

Related Posts with Thumbnails